Seleccionar página

Desde su trinchera mi hermana vuelve a la carga con un texto emotivo   que apela a su recuerdos y cariños.

-Siempre que leo a mi hermano me llama la atención ver cómo le dedica algunas líneas a sus amigos y familia.
Hoy quiero hacer un pequeño homenaje a algunos seres que son muy importantes en mi vida, que han marcado a profundidad y que sin duda son esenciales.

Este pequeño homenaje comienza dedicado a «Mis amigas».

Soy una persona de pocas pero buenas amigas»…Mis amigas me han marcado sin duda,   han estado presente en diversas etapas,   como olvidar mi amiga de infancia Hilda (la negra) ella era arriesgada, dura y valiente, en cambio yo era temerosa y tímida.. La negra sabía todos los juegos de hombres, aprendió andar en bicicleta primero que yo, en monopatín (scooter ahora) primero que yo y su papá manejaba camiones enormes para el sur, por lo tanto cuando el llegaba a su casa ella se subía arriba del camión   y manejaba o hacia como que manejaba.. Era muy especial»…La negra era mayor por dos años aprox, hoy   es toda una señora, tiene tres hijos y ya no es tan arriesgada como en   esos años, Ahora es todo dulzura y paciencia»…claro con tres cabros chicos la paciencia en una de sus virtudes sin duda»…
aTambién en mi infancia cerca de los tres años aparece mi gran amiga Isabel (la Lely)«…La lely era todo lo contrario de mí, ella era suavecita, llorona, todo lo daba susto,   según mi mamá le tenía miedo al viento, a la lluvia a los truenos a todo, por el azar del destino vivimos tres años juntas cada una con sus familias, hacíamos grandes juegos, como peluquería, escuela, a las mamás, ella tenía un hijo que era el pepe (muñeco de plástico, grande, rubio, ojos azules y cabezón) y yo tenía la Carola (era una muñeca grande de pelo largo y de goma, era muy hermosa) bueno la Lely era la madrina de la Carola y yo del Pepe, cuando salíamos de vacaciones de verano ella veraneaba en Doñihue por lo tanto se llevaba la Carola de vacaciones a Doñihue y yo salía con el Pepe»…

Para ser consecuentes con la vida cuando ella se caso su hijo fue mi ahijado y se llama Juan Eduardo, es rubio y cabezón, ahora ella está con Dios la llamo consigo para que desde el cielo le ayude a guiar a los niños cabezones de la tierra, su gran pasión fue educar y amar a los hombres.

Como olvidar a la Myriam y   Alejandra, eran mis vecinas, eran tardes enteras conversando sentadas en el escalón de las casas, mirando los vehículos pasar, pelando y pelando,   riéndonos de la gente al pasar.

2También está mi gran amiga Cecilia Espinoza, ella es mi amiga de vieja, cuando me fui a vivir a mi casa de recién casada ella fue mi vecina y nos hicimos grandes amigas yo escuchaba por horas sus historias y ella las mías, luego me llevo a trabajar con ella al Sernatur y nuestra amistad se consolido mucho más, con ella siempre que estamos juntas volvemos a ser niñas, a reírnos como locas en la calle, a pelar sin dolor y a comer como si nos estuviéramos muriendo de hambre.   Ahora ella vive en Villa Alemana y como quisiera a veces que más personas fueran como ella.   Sin duda después de conocerla, vi   la vida desde otra perspectiva,   lo que más admiro de ella es la simpleza que tiene para vivir y para tomarse las cosas»…además su incalculable don de ser positiva.
marleneMi última gran amiga es la Marlene, con ella es con quien   más he compartido, aunque estamos lejos (ella vive en Rancagua) hemos logrado tal compenetración que tenemos una telepatía increíble.   Para nuestra suerte los maridos también se han hecho grandes amigos, por lo tanto cuando disfrutamos los cuatro   lo pasamos increíble,   las niñas (ella tiene dos hijas y yo una) se quieren como primas y tienen muy buena afinidad, es más, creo que no   han peleado nunca..   Sólo la distancia nos juega en contra o de lo contrario nos veríamos todos los días.   Somos tan diferentes pero tan iguales a la vez, cuando estamos juntas no corren las horas, el tiempo no es tiempo y la distancia no existe.
Mis amigas; con todas ellas me une un fuerte lazo afectivo-emocional, en donde me siento tremendamente afortunada de llevarlas en mi corazón y marca un gran precedente para mi hija.

Gracias por la amistad,   La verdadera amistad.