Devuélvanme los veinte días de enero que no sé donde los dejé. Esta vida que pasa rápido, mí sensación de tiempo ha variado un motón,  a los doce años veinte días era una eternidad, hoy ni siquiera sé como se diluyen entre mis dedos, no los alcanzo ni a ver, si no fuera por los números que siempre lo acompañan no sabría en que día vivo…2015-07-10 20.35.47

Sin comentarios, anímate!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.