Category Archives: Notas

The Time Of Color Renca.

Caminamos apurados, nos enlazamos y buscamos donde ver el baile callejero, la música estridente nos llevó bailando a una cancha esperando la lluvia de color, la brisa arcoiris nos invadió por todos lados, contentos nos reímos, contentos nos lanzamos agua al final, acá una pequeña muestra, pa la otra no duden en ir, en vivir un rato contentos.

Video:

EL CARNAVAL: EL SENTIDO VITAL DEL TIEMPO

Por Maximiliano Salinas C. / Departamento de Historia Universidad de Santiago de Chile

 

¿Cómo representamos el tiempo? El imaginario patriarcal nos proporciona un arsenal de signos, símbolos y señales del tiempo. Como una sucesión de enfrentamientos, conflictos y guerras. Interminables. Es cosa de ponerse a contar: Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, ¿Tercera Guerra Mundial? Para contar esa sucesión de tragedias no han escaseado relatos y metarrelatos. Cronistas, archivos y museos. Y ahora, todos los días, los noticiarios de la televisión. Cambian los formatos, pero los relatos son los mismos. ¡Dan cuenta de un mundo infeliz!

Obviamente esta es una dimensión muy pequeña, recortada del tiempo. Es su representación, reitero, patriarcal. Donde se valora y se enseña la lucha, la competencia, la agresión, el éxito. En Chile esta representación del tiempo hizo escuela, y formó nuestras escuelas. En el siglo XIX tuvimos que ser los ingleses de América del Sur. Con el encierro neoliberal del siglo XX pasamos a ser los Chicago Boys de la Guerra Fría. La cronología de este tiempo segregador, serio y trágico es como la sucesión de las salas del Museo Histórico Nacional. Dejando atrás la pequeña y oscura sala 1 de los ‘primeros habitantes de Chile’, se va desde la sala 2 del ‘descubrimiento y conquista’ por los europeos hasta la sala 18 con el golpe militar de 1973, y los anteojos destrozados del Presidente Salvador Allende. ¿Fin de la historia?

¡El tiempo de la vida es el que falta!

El sentido más original y originario del tiempo es la exaltación y la celebración de la vida. Los sucesos de este tiempo, la multitud de las fiestas que celebran desde el nacimiento singular de cada persona hasta la consumación de su itinerario vital, instalan un escenario variopinto festejado por todos los pueblos del mundo. Bautizos, casorios y velorios. Siembras y cosechas. Es el ritmo impresionante de la tierra y de los pueblos de la tierra. En Chile esta historia si no se ha contado se ha vivido a todo trapo. Es la historia milenaria de los pueblos indígenas, con su extrema sabiduría. Es la historia no contada de los pueblos mediterráneos que nos trajeron palabras, canciones y bailes. Es la historia campesina y terrestre de los pueblos de África. De toda esta enjundia venimos nosotros. Y con ella vamos de atrás para adelante, y de adelante para atrás.

Esta historia no es individual ni trágica. Esa la inventaron, para desgracia colectiva, los vigías o intelectuales de un mundo exclusivo, colonial. La historia del tiempo de la vida es la historia de la vida de todos, con todos, y para todos. Comunitaria, afectiva, esperanzada. Así se creó una tradición nutritiva y cósmica. En diálogo con todas las formas de la vida. Junto al mar, a las montañas, a los animales.

La expresión cumbre del tiempo de la vida es el Carnaval.

Con diferentes denominaciones se celebra entonces la locura de la fertilidad de la vida. La regeneración de la naturaleza de las plantas, los animales y los seres humanos, de todos los seres vivos. Exaltación sensual, animación de los cuerpos, llegada de la primavera. Patrimonio de todos los pueblos: en África, en Europa, en Asia, en las Américas. En Chile el carnaval se reinventa cada día, en cada región, en cada generación. Junto a la belleza de la vida natural y la vida social de todos nosotros. Tiene la riqueza de los pueblos de los Andes, con sus tinkus y comparsas. La riqueza de los pueblos de África con sus tambores y morenadas. La riqueza de los pueblos mediterráneos con sus ritmos y bailes gitanos y árabes.
En 1862, Pedro Ruiz Aldea, escritor sureño, decía que las razones para celebrar la vida en Chile eran infinitas. Carnaval todo el año: “¿Se casó usted? A darle los parabienes. ¿Le nació algún niño? Bautizo y sandunga. ¿Se le murió más tarde? Angelito en la noche. ¿Falleció su señora? Velorio y refresco. ¿Le llevaron a enterrar? Vino para los cargadores.” (Pedro Ruiz Aldea, En perpetuo Carnaval, en La Tarántula, Concepción, 24 de diciembre de 1862). Un siglo después, en 1970, Salvador Allende, con la esperanza de un tiempo festivo y fraterno, con un sí es no es de carnaval, de empanadas y vino tinto, dijo: “Este Chile que empieza a renovarse, este Chile en primavera y en fiesta, siente, como una de sus aspiraciones más hondas, el deseo de que cada hombre del mundo sienta en nosotros a su hermano.” (Hernán Godoy, Estructura social de Chile, Santiago: Editorial Universitaria, 1971, 593).

Nuestros grandes artistas del siglo XX -intérpretes de la más acendrada historia natural y social- contaron no sólo las tristes desavenencias del tiempo patriarcal, sino la exaltación de un acontecer grávido y gravitante de vitalidad. Hay que aprender a escucharlos. Gabriela Mistral, por ejemplo, se entusiasmó con los tambores de los pueblos de nuestra morenidad:

“Se oyen cosas maravillosas
al tambor indio de la Tierra: […].
Se oyen trillas, se oyen fiestas. […]
y lleva vivos y lleva muertos
el tambor indio de la Tierra.”
(Gabriela Mistral, La Tierra: Ternura).
“Panameño, panameño,
panameño de mi vida,
yo quiero que tú me lleves
al tambor de la alegría. […].
¡Vamos por ningún sendero,
que el sendero sobraría,
por el tumbo y el jadeo
del tambor de la alegría!”
(Gabriela Mistral, Tamborito panameño: Tala).

¡Quién lo creyera! Hemos hecho de Gabriela Mistral una mujer sin tambor. Recuperemos su ardor vital indígena y africano, de donde provenían sus sangres cruzadas en los valles de Coquimbo. En 1791, en el valle de Aconcagua, un esclavo africano, Mateo Ramos, tocaba el tambor en una fiesta religiosa dedicada a Santo Domingo. La hija de su amo blanco le ordenó al negro que se retirara porque le quitaba la vista. El africano, que a lo mejor a qué espíritu de su pueblo honraba bajo la máscara católica, le contestó: “No me quitaré. Estoy celebrando a alguien superior a usted, mujer engreída.” (Gonzalo Vial, El africano en el reino de Chile, Santiago: Universidad Católica de Chile, 1957, 146-147).

Celebramos ahora los quince años del Carnaval de los Mil Tambores de Valparaíso. Mil tambores, miles de vidas. A orillas del Océano Pacífico, ese escenario colosal que también es un prodigioso ser vivo. Ojo con los tambores: “Cuando el tambor comenzó a golpearse a sí mismo, se levantaron todos los que desde cientos de años atrás estaban muertos y vinieron para ser testigos de cómo el tambor tocaba el tambor.” (Amos Tutuola, 1920-1997, escritor de Nigeria, inspirado en la tradición oral yoruba, en Janheinz Jahn, Muntu. Las culturas de la negritud, Madrid: Guadarrama, 1970, 215).

Conferencia: Cómo celebramos las y los chilenos / Carnaval Mil Tambores, Valparaíso 2014. Ex cárcel de Valparaíso, 3 de octubre de 2014.

Defino

Siempre me defino de diferentes formas, pero una que siempre me gusta es: Amante del frío, los libros, las fotos y el silencio…

Detención por sospecha.

Hace ya muchos años como las 2am sentados en una esquina con un amigo… hablando de cachureos varios, se sube una moto a la vereda, luego otra y se bajan dos carabineros, nos preguntaron que hacíamos, respondimos piola: Esperamos a un amigo que fue a dejar a su polola… no nos creyeron mucho, nos tiraron a la muralla, manos arriba, nos registraron pidiendo la marihuana y el copete, no teníamos nada, nos insultaron y mi billetera terminó en el suelo…me pegaron en la cabeza y siguieron preguntando por cosas que no teníamos…
 
Luego nos hicieron caminar, no sin antes sacar las llaves de mi amigo y colgarselas en el pelo con la prohibición de sacarlas, caminamos y nos acompañaron una cuadra insultandonos por no haber encontrado nada y volviendo a recalcar, no te saques las llaves del pelo, así te queremos ver…
 
No a la detención por sospecha!

Unas fotos por ahí.

Hace unos días me pidieron hacer una sesión de fotos para unos amigos, algo bien improvisado, agarré la cam y un trípode (que casi ni usé) y me fui a hacer fotos, acá subiré una, pero lancé por lo menos unas cuatrocientas, luego en la post producción quedaron aprox 100 que me gustaron, de esas se puede hacer más y más selecciones, acá un botón:

IMG_0161

Me subo contento…

Me quedo quieto…

Me siento a esperar… respiro profundo y a veces me bajo de mí mundo.

Congeló el momento, siento la lluvia y me encierro a jugar, a no pensar, a ver pasar.

En off me ataca la modorra, me come el desgano de tanto hacer, se me cuelga el no querer creer

Veo en blanco y negro y me cuesta enfocar, me olvido de regar de beber y de comer, me banco las canas, me banco las yagas, el sueño y las ganas!

No lloro, no pido, me duermo, me bajo, lo miro, lo siento, al final, me vuelvo y me sumo.

Me subo contento.

 

 

 

 

 

Devuélvanme…

Devuélvanme los veinte días de enero que no sé donde los dejé. Esta vida que pasa rápido, mí sensación de tiempo ha variado un motón,  a los doce años veinte días era una eternidad, hoy ni siquiera sé como se diluyen entre mis dedos, no los alcanzo ni a ver, si no fuera por los números que siempre lo acompañan no sabría en que día vivo…2015-07-10 20.35.47

Una foto

Embalse del Yeso/ enero 2016.-

Está se va a mi Flikrs, con los años este espacio lo actualizo de vez en cuando, hoy creo que esta foto si debe estar ahí:

Acá el Flikrs con mi “trabajo”: https://www.flickr.com/photos/emilioelmago/

IMG_1728

Por mí.

*2011 en FaceBook:

Damos la pelea en la calle, en la pobla con arte popular y callejero, Algunos se mueven al moll para pasar el día, otros tantos se quedan en casa alegando que todo está muy inseguro para salir, otros! otros tantos hablan del carrete y cuantifican el pasar bien en cuantas chelas o ron se tomaron. Hace rato junto a muchos amigos/artistas estamos en la misma, compartimos arte callejero, real y popular, con esos construyo el mundo que quiero, el mundo que no me detengo a esperar que construyan por mí.

Entre cuatro paredes

¿Que es la felicidad?… Esta escrito en algún libro que tengo que casarme, trabajar sesenta de mis Supuestos setenta y cinco años, para darle de comer a mi familia?  y sentarme en un banco a cobrar mi jubilación, que tendré que gastar en remedios, terapeutas, oculistas etc…

Prefiero trabajar para vivir, disfrutar mi dinero, ir de fiestas, hasta que no me de el cuerpo… aceptar hijos si es que vienen… Estudiar la carrera que me gusta y trabajar en lo que me gusta… al fin y al cabo, cuando me muera, el dinero y los bienes material no importan… Cuando sea viejo, quiere sentarme y poder contar historias, anécdotas, ser un viejo lobo… no una persona que trabajo toda su vida entre cuatro paredes aburrido de su vida, maldiciendo lo que no hizo…

Viviendo Nach:

Este tema lo saca Nach este año 2015, es uno de los que más me gusta de ese disco, me siento estar en la misma… Viviendo!

 

 

 

Un sueño…

Estaba en Valpo en algo así como un jardín gigante, de una especie de parron  caía una lluvia, más parecida a la nieve,  al acercarme eran como las hoja de ciruelos que te gustan, fuerte, lleno, como lluvia torrencial  maravillosa, pensé en ti, lo sé, pase mucho rato dando vueltas, me alejé sin dejar de mirar,  agarre el celu para llamar y contarte ya que una foto no haría justicia, estaba en una pequeña loma llamando y una persona me pide permiso para pasar, me di vuelta y en con una carretilla estabas tú, con guantes de trabajador, nos reímos tanto, me reí tanto y me sentí tan contento, en la carretilla llevabas el cambio para las máquinas de café, nos tomamos de la mano y nos fuimos a reír abajo de la cascada de flores, ahí, en ese momento desperté!

Charb:

Cuanto sentido me hace esto:

“No tengo hijos, ni mujer, ni coche ni crédito… Puede que sea un poco pomposo esto que voy a decir, pero prefiero morir de pie a vivir de rodillas”

Stgo en 100 palabras! Pedro Vallette- 2002

“Una mujer me miró a través de la vitrina en un centro comercial. Y bien, en su mirada me vi con tres hijos, un perro en el patio, el miedo a perder el trabajo, los préstamos interminables, y unos atardeceres de domingo eterno en casa de sus padres.

Sentí el peso de las mañanas iguales, de las tardes iguales, de las noches repetidas, de los iguales reproches. Rápidamente desvíe la mirada, apure el tranco y salí a la calle.

Había sobrevivido a no de esos momentos fatales con que la ciudad suele sellar el destino de los hombres”

Silencio.

Esa extraña sensación de control, de tener el poder, de saber que está, que estás, que te quedas cerca que puede y debes ceder, no demostrar, de volver a los viejos dichos, las viejas formas, tira y afloja, el llamado se hace corto, a veces eterno, otras memorable.

Cerca como siempre, si te quedas zumbando es fácil, no hagas mucho ruido, si te vas cierra la puerta, si pides silencio mételo fuerte en el bolsillo, empuña la mano y no lo dejes salir.

Una historia, una vida:

Hace unos 14 años nos acercamos a unos chicos que tocaban batu en la plaza de Pte, ellos eran de una escuela de Samba nacional, hablamos un rato, nosotros con Pape, recién descubriendo un mundo, no sabiendo mucho, habíamos visto muy pocos grupos tocando organizados, lo que sonara nos parecía lindo, pulento e increíble. Al hablar con ellos, nos dijeron que nos habían visto, que teníamos feos tambores, que sonábamos mal y que mejor no tocáramos más… que ellos no nos podían enseñar nada. (aludiendo a la vieja idea de competir de las escuelas de samba chilena). nos fumos cabizbajos, seguramente discutiendo y pensando.

Pasaron unos meses y viajamos a Valpo al Carnaval de Mil Tambores, al segundo que se hacia… lo hicimos con dos instrumentos, una caja y una tercera, teníamos sólo unas lucas por cada uno para todo el fin de semana, el viernes despues de tocar en un carnaval alucinante, vimos muchos en la misma, tambores por todos lados, risas y colores, a los Vientos fue el primer grupo que vimos en presentación cantando, es ese fin de semana cuando algunos de ellos nos dieron la mano, nos enseñaron, se dieron el tiempo de mostrarnos claves, ritmos y cantos, nos apañaron y hablaron de compartir, de no ser mezquinos, de aprender y traspasar la info tal como lo hacían ellos, nos invitaron a un ensayo a la UPLA, en un auditorio, tímidos fuimos, ami no me dio el cuero para tocar con ellos, el Pape si lo hizo, ahí…ahí entendimos el camino que queríamos seguir.

Con los años se ha forjado en Klan con esos valores, el de compartir, traspasar la info, ayudar, apañar, enseñar, sé que no siempre se puede, pero lo hemos intentado, luchamos para que así sea, es por lo mismo que el Klan nunca esta cerrado al proceso de entrada de alguien, si quiere estar en el Klan y tiene el compromiso, debe estar, desde ahí lo intentamos, no olvidamos que Escuela carnavales vientos de bahia algún día nos dio la mano, tal vez ya no están los mismos, pero la tradición y la historia se respetan, este año vienen al 5º Carnavalzinho y para nosotros será todo un orgullo verlos tocando en las calles de Pte Alto junto a los nuestros.

Gracias!

Amistad

“¡Si nuestra amistad depende de cosas como el espacio y el tiempo, entonces, cuando por fin superemos el espacio y el tiempo, habremos destruido nuestra propia hermandad! Pero supera el espacio, y nos quedará sólo un Aquí. Supera el tiempo, y nos quedará sólo un Ahora. Y entre el Aquí y el Ahora, ¿no crees que podremos volver a vernos un par de veces?”

Cobreloa a la B

Esto lo escribí hace un tiempo cuando Cobreloa bajó a  la B en Chile:

..Hace algunos años recorriendo Chile a la siga del Popular, me paso en años distintos tener que enfrentar al hincha de Cobreloa en Calama eran tan desagradable con uno por ser del Colo y peor, santiaguino… con camiseta no te vendían en los locales, no en uno sino en todos, era como un pacto, tienen una bronca contra el Popular….
Hoy estoy contento que bajen a la B, equipo inventado, pagado con plata de Chile y levantado en los 80`s para tener tranquilos y callados a los mineros y sus poderosos sindicatos en la peor época de la dictadura!

Así paso… así ya fue.

Debe ser la décima vez esta semana  que entro acá, abro el editor de texto para escribir una historia y no puedo, lo cierro, rehuyo las ganas, paso a otra cosa como  editar fotos, videos o solamente  estar por ahí en la nube.

Llevaba la mitad de la chaqueta colgando, del otro brazo el bolso pesado, apenas moviéndome de frente a La Moneda, caminé rápido, los  audífonos también me tenían molesto, más que cualquier cosa parecía un nudo caminando, la vi de lejos a unos cien metros,  enfundada en un abrigo café claro largo, botas, pelo tomado, siempre de frente, no lo quite los ojos de encima, venía rauda, la vi parar un poco, caminar más lento, contornear un poco la cintura, nos miramos fijo, le dije: Hola, ella respondió caminando al igual que yo, luego paso, quedo el perfume cerca, ese hola fue la primera palabra y tal vez la última  en cuatro años que no nos habíamos visto ni menos hablado… así paso… así ya fue.

Acá la historia del quiebre:

http://www.emilioelmago.com/2013/04/24/ella-me-dolio/

Anochece-Nach (letra)

Debe ser una de las canciones de Nach que más me gusta, siento como cada palabras es mía, como llena cada espacio de mis recuerdos haciéndolos patentes, acercándolos, los trae de los lugares  profundos para proyectarlos, sentirlos y volver a conectarlos. Que otro escriba lo que sientes no deja de ser poderoso y la magia es palpable cuando la encuentras este tipo de canciones…

 

Tener abierto este texto durante horas es cosa bien rara, hace meses que no escribo, ahora sé que no es algo nuevo, muchas veces a lo largo de estos ocho años y medio de blog he dejado de escribir, también debo decir que en contra parte a veces he escrito mucho, casi semanal, algunos amigos y amigas vuelven de vez en cuando para ver en que ando con las letras, a veces yo me sorprendo sobre lo que escribo, algunas cosas me gustan más que otras, sé que cuando ando inspirado las letras son mis amigas, andan cerca y revolotean pasando cerca, las agarro y a veces, solo a veces, las bajo, antes a un papel, hoy con teclado nuevo a un pc.

Yo vengo…

 

 

21212_1549687268642191_2068212157890297886_n

 

 

 

 

 

 

“ Yo vengo de donde vienen las brujas
Perseguidas y quemados
La risas de ellas también es mía

Yo vengo de donde viene las esclavas
Explotadas y acorraladas
La bofetada de ellas también es mía

Yo vengo de donde viene las niñas
Maltrata y maltratadas
El dolor de ellas también es mío

Yo vengo de donde viene las feministas
Ruidosas y inconformadas
La lucha de ellas también es mía.”

Sin dudarlo.

Riendo, libre, en la calle, sin miedo… ahí es la construcción que quiero y donde me siento cómodo aportando, esa es la vida que escojo una y otras vez, todos, pero todos  los días sin dudarlo! 

riendo en la calle

Invierno te tardaste

Un invierno sin lluvia no es invierno, sobre todo si vives en Pte Alto, donde nos hemos acostumbrado al rico viento y las lluvias constantes, no sé si es normal que la primera lluvia se de casi a mediados de julio, pero si sé que estoy contento,  más que todo escuchando como repiquetea en el techo, estos días así me gusta caminar y caminar, que el viento helado de en la cara y se pueda llegar a alguna casa que de buen  refugio y algo caliente, el placer de tener la lluvia cerca siempre me deja contento, antes de caminar termino este pequeño post, veo un documental africano y me largo a preparar un té!

2015-07-12 16.26.19

Si?

Te invitaré a caminar pa que lo hagamos como nos gusta siempre,  lento y que  el tiempo pase rapido

El segundo se perpetuo

 

Sus ojos verdes me miraron del otro lado de la calle, rápidamente me di cuenta del segundo eterno que comenzaba a andar. Por lo menos un metro setenta y cinco, caminó con su chaqueta enrollada en sus brazos y una mochila calzada, su pinta de gringa se notaba todo el rato, pasó por mi lado derecho, erguida, sin temor al presente y menos al futuro,  sostuve la mirada tanto que nos sonreímos, nos reconocimos caminando, me voltee y ella estaba mirándome, tal cual se ve en las películas,  tomando su bufanda y lanzándola  al cuello, coqueteando y algo desordenada,  lo mejor de todo, sonriendo, camine dos paso más y volví a voltear en el mismo instante que lo hacia ella, el segundo se perpetuo cruzando para el Bellas Artes, con una sonrisa que hace rato no me hacia cosquillas  tan cerquita.

Quiero…

 

Quiero más jugos naturales y pisar menos líneas, contar menos cosas y planear menos lo que viene…

Quiero más libros, más sagas, más polerones, más tillas  y menos plata, quiero más risas y que el gato me haga caso algún día… quiero comer torta con papas fritas de envase , sumar teatro y arte a mis venas, al igual que  quiero más  canicas que siempre me encuentro caminando por todos lados.

Quiero tener una casa más grande para que todos quepan cómodos en mi cumple, que el té no se enfríe y pasar más tiempo cargando tambores para alegrar, primero a mi gente y luego al que escuche el sonido del corazón.

Quiero seguir atando recuerdos, quiero  más canas de historias, más besos por miles y mirar más caminatas de la mano.

Quiero sumar kilómetros a mis tillas y cansarme tanto de subir cerros para seguir queriendo subir, armar y desarmar la mochila para luego, bajar, bajar y bajar… para tener ganas de nuevo de: subir, subir y subir…

Quiero usar un lente trescientos para captar sonrisas de niños y hacer un nuevo álbum de chicas en la Convención de Circo  que ya es un clásico.

Quiero  hacer foco en cosas cercanas para perderme en la inmensidad de las lejanas… sumando recuerdos a la memoria que a veces de tanto reír y andar algo me falla.

Galeano por siempre.

“En un mundo de plástico y de ruido…quiero ser de barro y silencio”

No te enamores…

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe…

No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca.
No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.

No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.

No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias.Una a la que le gusten los juegos de fútbol y de pelota y no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.

No te enamores de una mujer intensa, lúdica y lúcida e irreverente.
No quieras enamorarte de una mujer así.

Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, JAMAS se regresa.

Martha Rivera Garrido
Poeta Dominicana

Amar y caminar contentos.

…los amigos que luchan por su arte, que dedica su vida por lo que aman y se dan el tiempo de caminar contentos con sus sueños a cuestas…

Klan Zinho lo hacemos todos. Los que tocan, los que nos ayudan en la casa, con el almuerzo, el aseo, con los tambores, con el amor y las ganas… Klan Zinho somos todos, todos los que aman el tambor y no miran por sobre el hombro a nadie, los que dan la mano, los que se detienen a enseñar en algún lado o aprender de otros…Klan Zinho somos los que creemos que se puede cambiar el mundo, el propio el del otro,del vecino del amigo…Klan Zinho somos todos, los amigos que luchan por su arte, que dedica su vida por lo que aman y se dan el tiempo de caminar contentos con sus sueños a cuestas. Klan Zinho son todos los niños que se asombran cuando nos ven, las mamás que bailan o los papás que cargan a sus hijos por cuadras solo para que nos miren. Klan Zinho son todos aquellos que alguna vez han compartido un toque cerca, un abrazo fraterno o que se ha colgado un tambor a la cintura. Klan Zinho son todos los amigos que confían y hablan con amor de nosotros, de nuestras metas, de nuestros sueños, todos los que de una u otra forma se siente orgullosos, de conocernos y saber como amamos lo que hacemos…

Así con las elecciones de vida.