Historia de una vuelta!

“El tiempo está como detenido entre las montañas nubladas”           (click en fotos para agrandar)

En febrero recorrí parte del norte argentino y un pedazo del sur boliviano, fue un viaje maravilloso pero una vuelta bastante complicada, hoy relataré esa parte del viaje, en algún momento la conté y me dijeron: “Debes escribirla tal cual me la contaste a mi”


Acá va:

Miércoles 9 AM, me levanto junto a una Argentina dos gringas y un gringo amigos de viajes con los cuales compartía dormitorio, después de un cansador y potente viaje por el Salar de Uyuni nos levantamos para “escapar” de la ciudad, ese día   a raíz del invierno Boliviano la ciudad no tenia agua y posiblemente su reposición sería en una o dos semanas, era necesario salir de ahí. Faltaban un par de días para que el mismo tren que me llevo al lugar pasara de “vuelta”, este sólo pasa algunos días a   la semana, con esa información debemos abandonar el hostal, con los gringos que ya son panas de la vida, nos vamos a buscar pasajes. Después de mucho dar vuelta damos con el transporte “Chorolque” el cual sale a las 21 hrs., los gringos se van por partes, las chicas a las 19. Hrs, Chris a las 20 hrs. y la argentina se devuelve conmigo.

Fue un día de aquellos, un pueblo que sólo tiene como atractivo el salar ubicado a unos kilómetros y para peor sin agua, así rápidamente se transforma en el lugar más aburrido del mundo, camine y me repetí constantemente las mismas esquinas, una y otra vez, las mismas caras, de tanto vernos durante el día, nos comenzamos a saludar, dormí un rato en la estación, otro rato en una bancas, todos esperamos deambulando por la ciudad sin agua, por lo tanto sin baños.

De a uno nos vamos despidiendo, de a uno se van esos amigos que los más probable compartirán solo esa parte de mi vida, esas horas interminables de conversaciones entretenidas, conociendo otros cuentos!

Pasado las 21 hrs parte nuestro “Chorolque” un bus de lo mejor que podemos conseguir, el precio del pasaje es igual al   pasaje  clase “A” en el tren! Es un bus simple, sin asientos reclinables, ni baño, cuando pregunto cuanto se demorará hasta la frontera me dice “Nueve horitas amigo”, miro el pasillo que va lleno y claro ellos viajaran las nueve horas parados, ya no cabe más gente.

Al rato se comienzan a dormir en el suelo. En un momento  el bus no avanza, eso es aproximado a las 23 hrs, prendo mi   celular que   funciona como linterna,  medio pisando a muchos que duermen profundamente logro bajar, para mi asombro desde la oscuridad  me habla un frances y un español, está lloviendo,   veo muy poco, preguntando al  chofer más su ayudante me dicen que no pueden pasar el río por lo menos en tres o cuatro horas, solo lo harán apenas baje el agua, lo escucho atentamente, al rato me acerco a la orilla y pienso, este río no lo pasamos ni en diez horas más, bendito invierno boliviano!

Me subo a dormir un rato, con un asiento en 90 grados, muy incomodo, a mi costado duerme mi amiga argentina, es con ella que   quedamos en  taparnos con su saco de dormir! Pasa un par de horas cuando despierto por frío y noto que estoy destapado, ella se había echo un ovillo y se enrolló completa en “su” saco de dormir! La miré, el frío era mucho y la despierto, entre balbuceos que no entiendo la vuelvo a mover, ella vuelve a murmurar, simplemente  a dormir! Argentina de la madre!. No me cedió ni un centímetro de su saco de dormir, yo con short, un polerón  y el invierno boliviano encima, no tengo más que tratar de dormir, lo único bueno es que el bus, ya se está moviendo, no sé si pasamos el río o simplemente lo estamos navegando

Llueve incesantemente, cerca de las 8 AM, el bus derrapa! No puede subir una cuesta, por el barro acumulado, el chofer más el acompañante se bajan e instalan unas cadenas en las ruedas, estas   poco hacen,   se corren o se cortan,   todos estamos abajo, parados en la lluvia, mientras menos peso es mejor para remontar la cuesta, está tiene alrededor de quinientos metros, los cuales los sorteamos casi en tres horas, esto se logra gracias a un gran trabajo del chofer, su ayudante y varios de los pasajeros extranjeros empujando el bus para poder apurar un poco el viaje.

Luego de la lluvia, la cuesta y las cadenas, el bus logra subir, yo medio mojado, medio con sueño y sobre todo completamente resfriado después de la pésima noche con la cabrona de la Argentina y su saco, vuelvo a subir al bus para cubrir la última etapa.

Miro el paisaje, el tiempo está como detenido entre estas  montañas nubladas! Nos demoramos mucho en bajar, el barro lo inunda todo, de bajada sólo pasamos a un pueblito antes de llegar a Villazón que es la frontera con Argentina. Terminando el viaje en el “Chorolque” después de dieciocho horas.

Al llegar me voy a comer algo “callejero” en Villazón y a hacer algunas compras (está ciudad es Zona Franca, tiene mucho comercio) deambulando por la ciudad decido volver a Argentina, llego a la zona de cruce y está llenísimo, respirando profundo debo hacer   dos filas, una para la visa, otra para el control, en todo esto estoy más de cuatro horas parado, después del viaje de 18 horas! Al pasar por la policía una de las cosas que más me complica es el “golo” ya que es de madera y siempre tengo algún problema en las fronteras por llevarlo, desde pasar madera de contrabando, hasta no dejar entrar a artistas callejeros, siempre debo explicar, para que se usa y que tipo de juguete es, ahora por suerte el policía me reconoce como chileno y hablamos un buen rato sobre Bielsa! (Gracias fútbol).

Paso a la ciudad fronteriza de La Quiaca, está queda inmediatamente al lado, se pasa de una ciudad a otra caminando, el paisaje de ciudad en ciudad es completamente diferente, pese a que los centros se separan por un río pequeño y solo siete cuadras.

Jueves: Ya en  La Quiaca voy de búsqueda de un bus que me lleve a Jujuy que es donde me quiero quedar. Mi nuevo transporte, sale a las 21 horas, (diferencias notables entre un bus argentino y uno boliviano) vuelvo a comer por ahí, pero ahora en Argentina!. El bus debería llegar a las 01 AM a Jujuy, es buena hora para aparecer en la Posada donde ya me he quedado dos veces. Continuara…

A esperar la 2ª parte!

Nick de msn de alguno de mis contactos: Solo espero que sea verdad!

4 Responses to Historia de una vuelta!

  1. Joshepi dice:

    BUENA HISTORIA EMILIO 🙂 , ES INTERESANTE SABER QUE CONOCI A UNA PERSONA CON TANTAS HISTORIAS Y EXPERIENCIAS , ESPERO SEGUIR LEYENDO MAS HISTORIAS COMO ESTAS 😀 , AHHH Y ME GUSTO LA PARTE CUANDO EL GOLO TE CAUSO PROBLEMAS EN LA FRONTERA XD , SALUDOS !!!

  2. makita dice:

    wena historia 😀
    io continuo la segunda parte me la se 😀
    te kiero besos

  3. Caro dice:

    Qué bueno que decidiste hacerlo!! Es una historia fantástica, con vuelcos asombrosos!!

  4. Yo dice:

    me guZZta…. (insisto en que esto deberia tener ese deito pa rriba que tiene feisbuk)

    ahora a esperar la 2da parte…
    es de esperar que no tarde tanto como la 1ra…!

    bsos de colores para vos…
    que tengas un bella semana..!

Sin comentarios, anímate!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.