Categorías
Historias

Declaración del no.

 

No tengo ropero ni dólares en el banco, no voy a matrimonios seguido ni tomo tour completos cuando viajo, los apellidos que tengo no son complicados de pronunciar, veo poca tele y casi no escucho radio, eso si, veo series pero no veo muchas pelis y nunca sé a que hora son estas en la tv.

Me meto en pocos problemas y si los tengo por lo general no son de mi parte, siempre trato de solucionar, si puedo lo hago, sino los dejos a un lado y trato que no me molesten, constantemente trato de crear y siempre sé que es algo que incomoda, de una u otra forma no paso desapercibido aunque muchas veces lo quiera. Me gusta el sonido de los tacos al pasar y casi siempre es inevitable mirar, pocas veces como con alguien que no me pueda hacer reír, disfrutar o aprender, ya que compartir el “pan y la sal” es un tema relevante para mí

El desorden siempre me toma por asalto y no solo por un rato, yo creo que muchas veces me secuestra. Compartir un momento con todos los que quise y querré será un sueño que escribiré constantemente, parece que no me gustan los jefes ni las tareas obligadas, he tratado de armar un mundo a mi medida y mis ganas, me río fuerte y constantemente de mi y de otros, mis faltas de ortografías son dantescas y si escribiera en papel mi lenguaje se reduciría a la mitad ya que la otra mitad no sé como se escribe.

Mis encuentros familiares son reducidos al mínimo, excepto con mi círculo pequeñito, mi hermana, mi vieja y mi sobrina, no tengo avales ni cuenta corriente, el año pasado la cerré para vivir más tranquilo, no compro casi nada si no es al contado, hablo con garabatos para poder expresar lo que realmente pienso, me gustan las charlas interminables que siempre me sacan una sonrisa al pensar en ellas,  no me gusta la gente que se corta las uñas cerca mío, acepto invitaciones y siempre trato de escuchar a todos ya que agradezco las confianzas ganadas a punta de sonrisa y decir lo que creo.

No tomo alcohol y bailo siempre que puedo, a veces lo hago solo en casa riendo de recuerdos o ideas futuras, cuando estoy cansado me gusta tirarme cuan largo soy, salgo las veces que puedo en cleta, a caminar, o por la vida, tengo una moto sin papeles al igual que hace unos años un escarabajo que me ayudo a recorrer un mundo sin ningún documento en regla, a veces pienso que podría pasarme una vida recibiendo cariño suave en el antebrazo al ritmo pausado del corazón.

No canto, no fumo, no rezo,  pero si  tengo claro que trato de estar siempre de paseo y no de paso…

2 respuestas a «Declaración del no.»

Sin comentarios, anímate!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.