Una cuesta en Chada.

Hace un rato quería ir a mirar de nuevo la Cuesta de Chada, una cuesta  que me interesa para pedalearla en un viaje que sueño hace un rato rumbo a Rancagua en Cleta, quería ver el Tranque donde hace un tiempo se bañó un amigo luego de ver un partido del Popular contra O´higgins, subí, es una cuesta larga y bastante empinada, se debe tener bastante aguante para hacerlo en cleta, me gustó, sobre todo como se ve el valle de Chada desde arriba, la cuesta es angosta y llena de curvas bien cerradas, se debe andar bien atento a todo, si uno se puede parar un rato a observar, claro, la vista vale la subida.

En una de las curvas ya de  bajada me encuentro con un cartel pegado en un árbol y una pequeña bandera con una flor puesta abajo, la vi apenas a la pasada, con un ojo puesto en la curva y otro en el cartel, luego que mi cabeza lo analiza, me paro para poder verlo de cerca, ahí está…lleno de memoria, lleno de recuerdo es pequeño árbol que dice tanto en tan poco… “Aquí fueron fusilados nuestros compañeros campesinos de Escorial” el viaje cambió en un segundo, ya no me importo a qué fui, ni lo hermoso de la ruta, ya queda poco por decir, a veces es mejor callar.

(Buscando información, me encontré con este video sobre los fusilados en Paine)


img_5993

 

 

 

 

 

 

Hay Mapuches & Mapuches. (Nicanor Parra)

 

Hay diferentes órdenes de mapuches
x adopción x raza x astucia
mapuches x conveniencia
mapuches hay x aire de familia
yo por mi parte
Soy un mapuche x derecho propio
mi padre es el Sol
y mi madre es el agua de la vertiente
(la culebra de la vertiente)
estoy en libre plática
pido que se me declare mapuche
no tengo ninguna idea preconcebida
Soy un mapuche x naturaleza
dudo que haya alguien más mapuche que yo.

Acércate…

 

Respirando fuerte pero de paso pausado pasé un fin de semana comiendo y paseando contento, con las manos atadas y  la cintura tomada cerquita de un  rayo de luna, vi sonrisas apuntado al cielo, caminé equilibrando las ganas por un montón de arena mirando el reflejo de la tarde en la laguna de espejo. Caminé otro poco  por un parque, por un cerro y hasta cayó una barricada de camino, pase como paso siempre:  De medio lado, sonriendo de costado, metódico, pausado, agazapado esperando y creando algunos ratos, uno que otro momento.

Los dedos se juntan, los otros, lo míos, la risa viene rauda como la neblina, como el frío mañanero siempre en los puertos, el cariño se esconde tras todas las ganas en la cocina,  capa tras capa, paso tras paso, los detalles llenan la conversa, los datos pasan rápido aportando a la charla, la sonrisa es una constante junto a la sacada de lengua mirando de frente

En un susurro miro por la ventana, veo las luces, pienso en las fotos, en las constantes fotos que hago cuando camino, esos momentos que tanto me gusta conversar, ¡si! me gusta conversar los momentos, atesorarlos con la mano bien cerrada, bien empuñada:

Quiero caminar con arena en las zapatillas, comprar un turrón pa compartir, detenerme y hacer cariño a algún perro flacucho, comer una empanada traída con dedicación y subir tan alto en un resfalín que me de miedo tirame, quiero estar a la micro con alguien que me quiera de compañía y tras un susurro entienda sin miedo todo el mundo que encierra el decir: Acércate…

 

Miguel Enríquez

Hace unos años por ahí encontré este pequeño texto de Miguel Enríquez  militante del MIR en Chile y siempre me ha gustado un montón, con los años ese papel estuvo pegado por bastantes años en un espejo de mi casa y ahora lo he vuelto a recordar:

“Juro que si he de escribir o hacer algo en la vida
será sin temor ni pusilaminidad; sin horror al que dirán;
con la franqueza que salga de mi cerebro;
que ha de ser libre de prejuicio y dogmas.
Si no soy de constitución valiente,
me haré valiente por la vía racional.”

“temo”

Aún acostado… el sol de primavera se asoma por arriba de la pandereta y el árbol del patio pequeño que está completamente florecido, el azul entra a raudales, el aire frío más el canto de algunos pájaros interrumpe el Rap que acá por lo menos siempre suena fuerte, viento, volantines y azul clarito, todo huele a primavera, está que ya está cerquita y que me gusta tanto.

Hoy me levante pensando en un abrazo con olor a mar y en la relación que podría tener  la última frase “a mar” con “temo” de “El secreto de sus ojos” una tontera, pero se me quedó pegada su buen rato dando vueltas por ahí.

Tu eres mi carnaval.

Me miraron de soslayo, yo gesticulando tanto que hasta me mareaba explicando, la sonrisa era amplia y se veían todos los dientes brillando de alegría, me movía intentando decir  que era pa mí, que sentía y a que se debía que participará con mi tambor o mis ganas a cuestas por  tantos y tantos años, nos trenzamos en un doblez de abrazos apretados,  nos esforzamos por quedarnos así por siempre, pero la verborrea seguía insistiendo, mis palabras no daban para mostrar tantos colores, ni me alcanzaban los adjetivos para describir las sonrisas que tanto me gustan, pausada  me toma los hombros en su diminuta cocina, me hace callar manteniendo la mirada, yo entiendo que debo callar y dice… tú eres mi carnaval.

La cosa va así

Lo encontré por ahí y me gusto, esta  entre comillas ya que no es mío:

“Le haces el amor,
te la coges,
te la das,
¿y qué sigue?
Sigue cada uno cambiarse de ropa,
tomar una ducha
porque aún hueles a piel ajena.
Si es motel, cada uno por su lado.
Si es tu casa, toca tender las sábanas.
Si la quieres,
le preparas el desayuno.
Si aún no la quieres,
síguetela cogiendo,
eventualmente le tomarás cariño.
Si aún no sabes cómo le gusta el café,
cómo le gustan los besos,
sus zonas sensibles,
si no sabes
esos problemas que la acogen,
sus miedos más profundos
o sus sueños,
en definitiva, aún no te la coges lo suficiente.
Si se va de madrugada
o en la mañana,
no te confundas,
no lo hace por protocolo
o porque esté ocupada,
simplemente no tiene ganas de quedarse.
Si compartes cama con una mujer
y no vuelve,
algo estás haciendo mal
y no tiene nada que ver
con el tamaño de tu miembro
o cómo coges,
sino quizás no la comprendes,
no la escuchas,
no la haces reír
o no se siente segura contigo.
Es que así es,
hasta las que se autodenominan putas
tienen al menos una cama
a la que siempre regresan,
una casa donde pueden despertar
con su desayuno favorito,
un café,
una sonrisa
y la seguridad de que ahí,
siempre será bienvenida.
A las mujeres siempre hay que tratarlas con cariño,
aunque digan que no le gustan esas cosas,
aunque se las den de muy cabronas.
La cosa va así,
te la coges como si la odiaras,
pero despiertas como si la amarás,
pregúntale cómo le gusta el café
y pídele que se quede,
que hay mucho tráfico,
que afuera está lloviendo
o yo qué sé.
Invéntate una excusa cualquiera,
ofrece una de tus camisas como pijama,
recuéstate a su lado,
dale su café,
mírala a los ojos
y hazle preguntas hasta que te canses.
Te puedo asegurar,
que una vez que empiece,
no vas a hacer que se calle,
porque siempre se la habían cogido y ya
ningún hombre se preocupó por la mañana.
Eventualmente tendrá que irse como todo lo bueno que llega a nuestra vida,
y se irá con los ojos brillando,
con una sonrisa que no se la aguantará nadie.
Regresarás a tus hábitos,
a tus quehaceres,
a tu vida que ahora se siente diferente,
pero no pasará mucho tiempo,
tu teléfono vibrará
y será ella en forma de mensaje,
un mensaje que las cabronas no mandan:
“Te extraño”,
así a secas,
y no sabes cuánto le costó escribirlo.
Entonces tiendes tu cama,
preparas la cafetera
y sonríes
porque es inevitable
no quererla,
aunque sea un poquito. ?”

— C. Cortés.

Terraza

Me gustaría estar escribiendo esto  sentando mirando el mar en una terraza, con un jugo de piña y el viento fresquito dándome en la cara, seguro el texto andaría más lejos en lo que escribo pensando en un mar que siempre escucha junto al ronroneo de las olas que tanto me gusta.

El viento salado,  la libreta lista el mirar de reojo todo lo que pasa, de paso pausado si así lo pide el momento,  me gusta caminar siempre, es mi opción preferida al moverme por el mundo, más si esto es en compañía que me agrade, tengo amigos con los cuales camino horas y nos sigue faltando camino para continuar la charla y la vida, esa vida que se nos va en tantas palabras dichas con cariño, tristezas y  risas.

A veces quiero caminar descalzo, sentir la arena, el pasto y la cerámica heladita.

Mil Tambores, mil corazones.

“Un día podrán terminar con Mil tambores , los carnavales, las fiestas ciudadanas. FValpoueron capaces de bombardear la moneda, de todo son capaces esos mismos , pero renacerá nuevamente , con otro nombre con otros ritmos y más colores, la humanidad siempre, siempre encontrará la forma de expresar su felicidad,para eso venimos al mundo, a ser felices, los Estados y los gobiernos , pueden o no comprender la importancia de la fiesta y eso al pueblo no le importa, el pueblo siempre baila y canta, así se inventaron las fiestas de toque a toque, así resistió la cueca…”

Santiago Aguilar, director Mil Tambores

Ismael Serrano

Hace ya como diez años o más me presentaron para escuchar a Ismael Serrano, como siempre me pasa con los trovadores son muy lentos para lo que me gusta, ahora las historias son tremendas, pero tengo la certeza que si fueran rapeadas me gustarían “caleta” de mucho!

Tengo la certeza que con  alguna chica comencé a escuchar y eso se ha repetido con los años, a las mujeres les gusta mucho más que a los hombres, por lo mismo, sólo desarrolle un gusto particular por un par de canciones que me gustan mucho,  una de ellas es “Recuerdo” con ella me ha pasado que me escucho… (Que seguro le pasa a muchos) eso es lo que hacen los artistas, hace que nos identifiquemos de alguna manera con sus letras, eso me gusta, me siento  parte de la canción y en varios pasajes pienso que la escribí yo, acá la dejo:

“Más viejo y más cansado vuelvo a mi asiento,
aburrido vigilo las caras de los viajeros,
compañeros en la rutina y en los bostezos”

Thas 70s Show

Hace un par de semanas que estoy viendo una serie de nombre: Thas 70s show, son 8 temporadas y el del 2005, me ha hecho reír varias veces y una de las cosas que me gusta es el coro de la canción con la que se abren los capítulos, la busqué y encontré que es un remake de otra antigua canción, acá la dejo:

Qué sentido nos da.

Me preguntan si me veo haciendo otra cosa, si pudiera ser otro lo sería?

Es difícil responder eso, hace unos años recuerdo cuando estudiaba periodismo que saque las cuentas junto a una amiga y dije: Para el 2010 estaré en el mundial reporteando para algún medio, nada más alejado a lo que paso y a lo que quería, ni siquiera sé bien porqué lo dije, en ese tiempo tenía claro que no quería ser periodista deportivo, sólo por pensar que no quería hablar mal de mi equipo preferido nunca.

Hoy me veo haciendo otras cosas? me gustaría tener un grupo de rap y poder cantar lo que escribo, me gustaría andar en skake, hacer surf y sky para tomar videos pulentos de las piruetas que hago, me gustaría saber más conceptos estéticos para hacer clips y editar buenos videos, me gustaría andar de viaje con sólo una mochila por el mundo, además me gustaría aprender a tocar la armónica y así suma y sigue, a veces pienso que me debería haber dedicado al 100% a seguir haciendo magia y desarrollando el personaje, pero no, aquí estoy, enseñando malabares, tocando batu, mirando magia y comenzando a administrar un pedazo de libertad en la nueva casa cultural Mestiza, esta pedazo de mi vida, justo ahora, se llama: Aprendiendo.

 

 

EL CARNAVAL: EL SENTIDO VITAL DEL TIEMPO

Por Maximiliano Salinas C. / Departamento de Historia Universidad de Santiago de Chile

 

¿Cómo representamos el tiempo? El imaginario patriarcal nos proporciona un arsenal de signos, símbolos y señales del tiempo. Como una sucesión de enfrentamientos, conflictos y guerras. Interminables. Es cosa de ponerse a contar: Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial, ¿Tercera Guerra Mundial? Para contar esa sucesión de tragedias no han escaseado relatos y metarrelatos. Cronistas, archivos y museos. Y ahora, todos los días, los noticiarios de la televisión. Cambian los formatos, pero los relatos son los mismos. ¡Dan cuenta de un mundo infeliz!

Obviamente esta es una dimensión muy pequeña, recortada del tiempo. Es su representación, reitero, patriarcal. Donde se valora y se enseña la lucha, la competencia, la agresión, el éxito. En Chile esta representación del tiempo hizo escuela, y formó nuestras escuelas. En el siglo XIX tuvimos que ser los ingleses de América del Sur. Con el encierro neoliberal del siglo XX pasamos a ser los Chicago Boys de la Guerra Fría. La cronología de este tiempo segregador, serio y trágico es como la sucesión de las salas del Museo Histórico Nacional. Dejando atrás la pequeña y oscura sala 1 de los ‘primeros habitantes de Chile’, se va desde la sala 2 del ‘descubrimiento y conquista’ por los europeos hasta la sala 18 con el golpe militar de 1973, y los anteojos destrozados del Presidente Salvador Allende. ¿Fin de la historia?

¡El tiempo de la vida es el que falta!

El sentido más original y originario del tiempo es la exaltación y la celebración de la vida. Los sucesos de este tiempo, la multitud de las fiestas que celebran desde el nacimiento singular de cada persona hasta la consumación de su itinerario vital, instalan un escenario variopinto festejado por todos los pueblos del mundo. Bautizos, casorios y velorios. Siembras y cosechas. Es el ritmo impresionante de la tierra y de los pueblos de la tierra. En Chile esta historia si no se ha contado se ha vivido a todo trapo. Es la historia milenaria de los pueblos indígenas, con su extrema sabiduría. Es la historia no contada de los pueblos mediterráneos que nos trajeron palabras, canciones y bailes. Es la historia campesina y terrestre de los pueblos de África. De toda esta enjundia venimos nosotros. Y con ella vamos de atrás para adelante, y de adelante para atrás.

Esta historia no es individual ni trágica. Esa la inventaron, para desgracia colectiva, los vigías o intelectuales de un mundo exclusivo, colonial. La historia del tiempo de la vida es la historia de la vida de todos, con todos, y para todos. Comunitaria, afectiva, esperanzada. Así se creó una tradición nutritiva y cósmica. En diálogo con todas las formas de la vida. Junto al mar, a las montañas, a los animales.

La expresión cumbre del tiempo de la vida es el Carnaval.

Con diferentes denominaciones se celebra entonces la locura de la fertilidad de la vida. La regeneración de la naturaleza de las plantas, los animales y los seres humanos, de todos los seres vivos. Exaltación sensual, animación de los cuerpos, llegada de la primavera. Patrimonio de todos los pueblos: en África, en Europa, en Asia, en las Américas. En Chile el carnaval se reinventa cada día, en cada región, en cada generación. Junto a la belleza de la vida natural y la vida social de todos nosotros. Tiene la riqueza de los pueblos de los Andes, con sus tinkus y comparsas. La riqueza de los pueblos de África con sus tambores y morenadas. La riqueza de los pueblos mediterráneos con sus ritmos y bailes gitanos y árabes.
En 1862, Pedro Ruiz Aldea, escritor sureño, decía que las razones para celebrar la vida en Chile eran infinitas. Carnaval todo el año: “¿Se casó usted? A darle los parabienes. ¿Le nació algún niño? Bautizo y sandunga. ¿Se le murió más tarde? Angelito en la noche. ¿Falleció su señora? Velorio y refresco. ¿Le llevaron a enterrar? Vino para los cargadores.” (Pedro Ruiz Aldea, En perpetuo Carnaval, en La Tarántula, Concepción, 24 de diciembre de 1862). Un siglo después, en 1970, Salvador Allende, con la esperanza de un tiempo festivo y fraterno, con un sí es no es de carnaval, de empanadas y vino tinto, dijo: “Este Chile que empieza a renovarse, este Chile en primavera y en fiesta, siente, como una de sus aspiraciones más hondas, el deseo de que cada hombre del mundo sienta en nosotros a su hermano.” (Hernán Godoy, Estructura social de Chile, Santiago: Editorial Universitaria, 1971, 593).

Nuestros grandes artistas del siglo XX -intérpretes de la más acendrada historia natural y social- contaron no sólo las tristes desavenencias del tiempo patriarcal, sino la exaltación de un acontecer grávido y gravitante de vitalidad. Hay que aprender a escucharlos. Gabriela Mistral, por ejemplo, se entusiasmó con los tambores de los pueblos de nuestra morenidad:

“Se oyen cosas maravillosas
al tambor indio de la Tierra: […].
Se oyen trillas, se oyen fiestas. […]
y lleva vivos y lleva muertos
el tambor indio de la Tierra.”
(Gabriela Mistral, La Tierra: Ternura).
“Panameño, panameño,
panameño de mi vida,
yo quiero que tú me lleves
al tambor de la alegría. […].
¡Vamos por ningún sendero,
que el sendero sobraría,
por el tumbo y el jadeo
del tambor de la alegría!”
(Gabriela Mistral, Tamborito panameño: Tala).

¡Quién lo creyera! Hemos hecho de Gabriela Mistral una mujer sin tambor. Recuperemos su ardor vital indígena y africano, de donde provenían sus sangres cruzadas en los valles de Coquimbo. En 1791, en el valle de Aconcagua, un esclavo africano, Mateo Ramos, tocaba el tambor en una fiesta religiosa dedicada a Santo Domingo. La hija de su amo blanco le ordenó al negro que se retirara porque le quitaba la vista. El africano, que a lo mejor a qué espíritu de su pueblo honraba bajo la máscara católica, le contestó: “No me quitaré. Estoy celebrando a alguien superior a usted, mujer engreída.” (Gonzalo Vial, El africano en el reino de Chile, Santiago: Universidad Católica de Chile, 1957, 146-147).

Celebramos ahora los quince años del Carnaval de los Mil Tambores de Valparaíso. Mil tambores, miles de vidas. A orillas del Océano Pacífico, ese escenario colosal que también es un prodigioso ser vivo. Ojo con los tambores: “Cuando el tambor comenzó a golpearse a sí mismo, se levantaron todos los que desde cientos de años atrás estaban muertos y vinieron para ser testigos de cómo el tambor tocaba el tambor.” (Amos Tutuola, 1920-1997, escritor de Nigeria, inspirado en la tradición oral yoruba, en Janheinz Jahn, Muntu. Las culturas de la negritud, Madrid: Guadarrama, 1970, 215).

Conferencia: Cómo celebramos las y los chilenos / Carnaval Mil Tambores, Valparaíso 2014. Ex cárcel de Valparaíso, 3 de octubre de 2014.

Defino

Siempre me defino de diferentes formas, pero una que siempre me gusta es: Amante del frío, los libros, las fotos y el silencio…

Fui y le dije

Le dije que fue un tiempo, una ventana en nuestra vida, una alegría saboreada con olor  a pasos cerca del mar, me abrazo y recordé el paso de los meses, la abracé y atesore el tiempo dedicado, le dije cómo me sentí junto a ella,  amado y querido. De suspiros y cariños el abrazo se diluyó lento y lindo, tal como fue nuestro amor, un amor simple que comenzó con una copa de vino y un vaso de agua en la mano.

 

Time Lapse, obra: Perros Huachos/Cia. “Oh válgame Dios Nicanor” Casa Mestiza/Pte Alto

Cía. “Oh válgame Dios Nicanor” presenta: “Los perros Huachos”

La obra aborda la historia de 4 jóvenes que viven en una de las tantas caletas del Río Mapocho, sonámbulos, manoseados y escupidos por el entorno. Representantes despojados de identidad y sin protección alguna.

Una radiografía al Santiago enterrado bajo sus propios pies.
La función es para mayores de 14 años y en lenguaje verbal y lengua de señas

16/Julio/2016
Gopro: Hero3
Cerca de 1700 fotos, cada 5 segundos,para montar el Time lapse.

De cumple por la vida.

 

IMG_0430Recuerdo algunos cumples de niño con los amigos de la cuadra jugando en casa. Recuerdo un cumple como a las nueve o diez en casa de mi “Nino” donde invitamos a todos los amigos del barrio (de su barrio) que era otra pandilla que tenía en La Florida:  El Tote, el Daniel, el Bebo la Pam. El padrino y la madrina hicieron un fondo de chocolate caliente para  todo el que quisiera, cualquiera  podía pasar a tomar y comer con todos.

Recuerdo otro  como a los once, donde uno de mis amigos que se mantiene llegó con un regalo que es todo lo que es él en mi vida hoy… una representación de un paisaje en acuarela, esa familia ha sido tan importante en mi formación y ganas de aprender, recuerdo los trece, un poco más grande más taquilla, a los diecisiete hice un carretón en casa, llegaron muchos amigos, Manolito mi vecino hizo de guardia para controlar el baño y todos los cabros que había en la noche, este carrete duró hasta las 3am aprox. esa noche bailaron rap en al patio y deje a varios desconocidos afuera,(luego me gané el odio eterno de ellos).

A los dieciocho el mismo padrino me regalo una maquina eléctrica de afeitar que perdí hace un par de años en viaje en Serena, celebramos con tíos y amigos en casa. Recuerdo la noche del cinco de julio en casa de Mario, un carrete, uno de tantos, sentado en el suelo apoyados en la muralla en esa  noche me encontré mágicamente con una chica que quería hace mucho, ella  se transformó en una historia de recuerdo y amor por más de diez años, ahí comenzamos,  luego  de algunos meses  terminó y al pasar varios años  lo volveríamos a intentar… luego de una conversa con la guata afligida supe que por más que soñé y quise, eso no  resultó.

Recuerdo los ventiuno en casa y junto al amor de una polola, esto ha pasado un par de veces más y de una u otra formas todos y todas construyen el espacio que se ha transformado el cumpleaños en casa, siempre se celebra el día que cae, no otro,  (no sé de dónde salió eso) además el que llega-llega no má, a unos pocos que se han vuelto cercanos con los años  y no cachan les aviso, pero al 80% no, si viene lindo, y si no viene…lindo igual, no dejan de ser amigos.

Como los veintidos o veintitres lo pasamos con un grupo de amigos de Circo Ambulante en un asado que hice en casa, el recuerdo es muchos jugando en el patio y por la tarde noche llegaron los de siempre a casa.

Los veinti se pasaron más rápido que los dieci…pero más lento que los treiti…

Recuero que a los  veintisiete los pase aferrado a momentos precisos y cortos, eran como inspiraciones de cariño rápidas e intensas, tengo tantos recuerdos cortos de ese rato, un día hablando afuera de la casa de Nelsón le dije: Me siento poderoso, en la mejor época de mi vida. Ese rato fue  lleno de intensidad  y amor de juventud.

Recuerdo a los veintiocho  que los pase en casa de mi hermana, un poco encerrado, lejos de otros, ha sido la única vez que no he estado en casa celebrando con los amigos que llegan, acá invité a un puñado nada más, con el tiempo cada vez la familia-lejana es menos, pero los amigos se siguen multiplicando, la casa ya casi no da espacio para todos, esos veintisiete pa veintiocho fueron raros, me sentía poderoso, dispuesto a conquistar un mundo, estaba lleno de otros  sueños y amores que al final algunos se cumplieron y otros quedaron por ahí…por  el camino.

Recuerdo los veintinueve, una época nueva y poderosa, rozando los treinta, tenía un programa de radio que se lamada “Voy pa los 30 no puedo parar” hoy digo, “voy pa los 40 no puedo parar”, en esa época hable de hijos, de familia, de establecerme, pensé en que ahí me quedaría, pero como es la vida, como nos trata… eramos dos y los dos no queríamos lo mismo. Los años previos me dedique a aprender magia, deje los tambores de lado y el malabar sólo estaba cerca, con el tiempo no dejé de creer y soñar, rondando estos años estaba la definición de hacer, de crear y de ser, no entendía lo que todos me exigian, decidí volver por esos años a la vida, a la calle, no tranzar y volver…volver como siempre, al inicio a sonreír junto a la acción y reacc¡ón social, los años cercanos a la magia fueron más de soledad autoimpuesta, más introvertidos, más pa adentro, decidí que aprendería a ser pa afuera, volví a los tambores, volví a la vida.

De los treinta pa acá todo ha sido más rápido, el tiempo cada vez lo veo más acelerado, ahora los proyectos tienen fecha fondo y forma, por lo mismo veo más cerca como pasan días y años.

Recuerdo los treinta y dos  y el sueño de haber realizado el primer carnaval junto a tantos amigos que creen y confían, los treinta y tantos han sido buenos, más llenos de aterrizajes de ideas y sueños, más llenos de esperanza en lo que vendrá

La tradición se ha forjado en casa, los amigos llegan, la comida corre y la familia me ama, me siento querido, hoy estoy con todas las ganas puestas en que las cosas sean de mejor forma, que el recuerdo perdure y que las risas de mis amigos y familia nunca se acaben.

Koozá

Circo del Sol siempre me sorprende…

Sin entrada y pensando que no iría porque no quería pagar $40.000 (algo así como  60 dolares) la entrada más barata, un día antes del estreno en Chile (a media noche) me llaman y me pregunta si quiero ir, pero claro respondo de una, es así cómo me sumo a esta nueva aventura de ver a los mejores artistas con la mejor producción en uno de los espectáculos más caros de Circo que llega a Chile.

Como siempre, la iluminación, la música en vivo y los artistas son de primer nivel, esta presentación dista un poco de las demás ya que está enmarcada en Circo Tradicional, es eso lo que rescatan, no sin errores (pero casi no se notan) el show es tremendo, lindo, fuerte y potente, dista mucho de alguno otros que he visto, pero me dejo con una grata sensación, es bien raro, pero siempre creo que lo que he visto en Chile no se distancia mucho, sólo falta la producción y esos precios para poder montar y mantener  un espectaculo de tanta calidad artística en todos sus lineas.

Me gusta la seguridad del circo, los espectacularidad, los colores, el sonido, la música en vivo, me gusta que siempre me lleven a ser niño de nuevo…  igual eso siempre se agradece.

 

2016-06-29 19.21.48

Chile Campeón copa Centenario 2016

Que tremendo, tanda de penales mirada con la familia:

De otra vida.

 

Eres a quien le cuento mis detalles y no sólo las historias, hace ya un par de meses me despierto pensando cerca, tratando de adivinar en qué andarás y que tan cerca me pensarás…

Hace ya un buen montón de días, vuelves a ser una constante en mis textos y mensajes, hace ya un rato cuando pienso en lluvia y caminar lo veo a tu lado, cuando pienso en tostadas y  mantequilla es tomados de la mano,  algunos juntan dinero y casas yo junto historias y amigos, hoy busco en ti con quien compartir una vida plagada de sonrisas y palabras tranquilas…

No es buen músico…

“No es culto aquel quien distingue cada golpe, cada ritmo, sino aquel quien sabe apreciarlos y darles su significado… No es buen músico aquel que simplemente se concentra a tocar bien, es mejor aún aquel que aprende a compartir con otros lo que sabe…”
2013-05-10 11.07.01

Guerrillero Okulto explica palabra Ragamuffin, Debate de la Jungla 2016

Me toco estar en el Debate de la Jungla de este año 2016 en Pte Alto, ahí vi a Guerrillero Okulto hablando de Hiphop de forma magistral, con pizarra y todo, acá dejo un video justo antes  de comenzar a rapear, sobre que es el “ragamuffin” y su significado real.

Colectivo de artistas carnavaleros de Chile

Declaración Pública

Colectivo de artistas carnavaleros de Chile

A raíz del evento denominado carnaval “Santiago es mío”, que se llevará a cabo el próximo 15 de mayo en la región Metropolitana, las organizaciones carnavaleras, batucadas, zanquistas, compañías de teatro, murgas, comparsas y escuelas de samba, manifiestan lo siguiente:

•1.-Su profundo rechazo a la forma en que se llevó a cabo este proceso, que de principio a fin, no consideró la participación ni la opinión de quienes conforman y hacen carnaval desde las bases y la comunidad.

• 2.-Denunciamos la inconsistencia del discurso que apela a una participación ciudadana en circunstancias que nunca hemos sido contactados ni convocados a integrarnos a este evento.

• 3.-No compartimos la desmesurada asignación de recursos para la realización de este “carnaval”, que solo transforma la participación y una genuina manifestación cultural en una mera transacción comercial que solo privilegia a unos pocos, por sobre quienes hacen del carnaval y la cultura un estilo de vida y de la comunidad un hecho real.

Nuestro malestar radica en cómo se llevó a cabo el proceso y su implementación, excluyendo a quienes llevamos años, décadas e incluso toda vida dedicándonos a construir CARNAVAL junto a la comunidad.

En resumen, este proyecto que se presenta con la atractiva frase “Santiago es Carnaval, todos somos región”, solo es buen eslogan comercial, carente de la realidad cultural de nuestra región y ausente de la verdadera participación ciudadana.

Guardia de todo

Cuando el cuida el silencio aprovecha para dormir, para degustar el milagro de volar, cuando la tome, reímos un rato, nos miramos y admiramos del cuidador/dormido, tiernamente lo comprendimos y disfrutamos junto a él de su sueño, de su arrullo, de su cuidado en estar cómodo en el silencio, ese  que lo envuelve junto a nosotros, nos detuvimos un momento de la mano, juntos  abrimos la puerta, contentos como fue esa época, ese rato de vivir y dormir tranquilos.

2015-07-10 20.35.47

 

 

 

El color de las mañanas.

Invito el teatro una caminata y seguro un par de risas para ver si podemos juntos cambiar el color de nuestras mañanas y así endulzar de vida el tiempo que nos queda.

Detención por sospecha.

Hace ya muchos años como las 2am sentados en una esquina con un amigo… hablando de cachureos varios, se sube una moto a la vereda, luego otra y se bajan dos carabineros, nos preguntaron que hacíamos, respondimos piola: Esperamos a un amigo que fue a dejar a su polola… no nos creyeron mucho, nos tiraron a la muralla, manos arriba, nos registraron pidiendo la marihuana y el copete, no teníamos nada, nos insultaron y mi billetera terminó en el suelo…me pegaron en la cabeza y siguieron preguntando por cosas que no teníamos…
 
Luego nos hicieron caminar, no sin antes sacar las llaves de mi amigo y colgarselas en el pelo con la prohibición de sacarlas, caminamos y nos acompañaron una cuadra insultandonos por no haber encontrado nada y volviendo a recalcar, no te saques las llaves del pelo, así te queremos ver…
 
No a la detención por sospecha!

Unas fotos por ahí.

Hace unos días me pidieron hacer una sesión de fotos para unos amigos, algo bien improvisado, agarré la cam y un trípode (que casi ni usé) y me fui a hacer fotos, acá subiré una, pero lancé por lo menos unas cuatrocientas, luego en la post producción quedaron aprox 100 que me gustaron, de esas se puede hacer más y más selecciones, acá un botón:

IMG_0161

“Un Amigo lo Soñó….!”

Hace ya varios años me encontré con este post que escribió una amiga en su blog, un blog que dejo de lado ya hace mucho… siempre cuando estamos cerca del carnavalZonho  me gusta volver a leerlo y soñar como hace años. Gracias.

 

gar“Nos juntamos después del trabajo en Providencia, el metro fue nuestra opción de transporte para llegar a nuestras casas, y parados en el vagón conversábamos de la vida… en ese instante poco sabia de la Batucada y mucho menos del color y alegría de los carnavales… y entre conversa y conversa me contaste tu sueño… “Quiero hacer un Carnaval en Puente” dijiste…. yo sonreí y dije que seria genial algo así en nuestra Comuna… luego conversamos de todo el trabajo que significaría hacerlo y de lo complejo que seria…. finalmente me dijiste… “Mona en unos años mas cuando se haga el Carnaval tú dirás el loco que organizó esto es mi amigo.” …. yo solo sonreí…!

Han pasado un par de años desde entonces… y ese Carnaval que soñabas esta a un par de semanas de ser realidad… es un trabajo enorme y estamos recién comenzando… pero entre todos vamos avanzando en post de tu sueño… que tu convertiste en el sueño de todos…

Hoy espero con ansias el día del Carnaval!… Imagino las calles de Puente Alto repletas de color… Imagino a los niños con enormes sonrisas y a la gente bailando en las calles al ritmo constante de los tambores….

Y en un par de años cuando alguien me pregunte por el Carnaval de Puente Alto yo diré:
“Un amigo lo soñó…. y entre todos lo hicimos realidad…””

Así mo más!

 

La fiesta y el carnaval algún día me pasara la cuenta, por mientras compro libros y junto historias…

Tostadas con palta…

Quiero volver a caminar cerca de la playa, tomados de la mano con el viento frío pegando fuerte en la cara…

Quiero volver a comprar dobladitas en la calle, comer juntos las tostadas rebosantes de palta, quiero poner  la cuchara  en la taza para que el té se enfríe y quede en su punto justo.

Quiero escribir…

Quiero  agarrar la cámara y verte caminar con el pelo al viento… Quiero mirar y descubrir, tocar y dormir…

Quiero caminar tanto que me tenga que sentar a descansar… Quiero parar a besar, a tomar a acercar…quiero volver, volver tantas veces a querer  como siempre me pasa… cuando me siento bien… quiero volver…